Novedades

#CasoDeÉxito - Grandwich

 

 

Panino S.A. es una empresa nacional que produce y comercializa sandwiches, ensaladas y comidas envasadas, bajo la marca Grandwich. Se fundó hace 20 años y está ubicada en el barrio de Núñez. En la actualidad cuenta con aproximadamente 180 empleados, se producen diariamente más de 70 SKUs y mensualmente alrededor de 1.000.000 de sándwiches. 

 

Bajo el lema “Bueno para vos”, Panino se ha posicionado exitosamente en el gusto de los consumidores que buscan una alimentación saludable, sin conservadores y con sabor casero, condiciones que sólo se logran gracias al compromiso que tiene la empresa con la alta calidad y la frescura,  con el cuidado de toda su gente y con su constante innovación tecnológica.

 

Tuvimos la oportunidad de entrevistar al Ing. Joaquín Calonge, Gerente de Calidad & Innovación en la empresa, para que nos cuente cómo trabajan en Grandwich y cuáles han sido las mejoras implementadas desde el área de Calidad para mejorar los procesos.

 

Joaquín nos contó que ingresó a la empresa como Analista de Calidad en el año 2006. Se desempeñó siempre en el área de calidad y con el correr del tiempo fue ampliando sus habilidades y comenzó a realizar también tareas vinculadas a Desarrollo y Marketing “Mis experiencias previas también tienen que ver con calidad, tanto en pymes como en el área Gubernamental, en donde trabajé con normas ISO 9001 y articulando con ISO 14001. Actualmente coordino a todo el equipo de Calidad de la empresa (10 personas, en su mayoría tecnólogos en alimentos) y lidero el Sistema de Gestión de la Inocuidad bajo la norma ISO 22000, su implementación y seguimiento”.

 

En relación a dicha norma, la ISO 22000 de seguridad alimentaria, el Ing. Calonge mencionó que realizaron la certificación en el año 2015, luego de su implementación a lo largo del 2014 “Creíamos que la empresa era reconocida por la calidad de sus productos, pero que una reafirmación de un ente externo en materia de inocuidad nos daba aún más fortaleza y credenciales. Además, habiendo conocido el sistema de trabajo de las normas ISO por mis experiencias pasadas, sabía que nos iba a brindar un marco de referencia y orden, una mejor mecánica de trabajo”

 

 

Previa a la certificación, si bien tenían una gran fortaleza en todo el sistema de pre-requisitos obligatorios, como son: Buenas Prácticas de Manufactura, Procedimientos Operativos Estándares de Sanitización, Trazabilidad y Manejo Integral de Plagas, necesitaban formalidad en algunas estructuras que encontraron luego de la implementación de la norma “Ahora trabajamos de la misma manera que antes, pero más organizados, más alineados, con un objetivo común, bien tangible. Creo que una de las mejoras que traen aparejadas estos sistemas es el involucramiento de todos los niveles de la organización. El personal es constantemente entrenado y capacitado, hay otro nivel de conciencia, de responsabilidad. A la vez la información se encuentra más fácil y disponible, y es más fácil enfrentar cualquier tipo de auditoria o inspección”

 

Luego de contarnos su experiencia con la certificación de la norma, no dudo en recomendarla a cualquier empresa que produzca alimentos y en destacar que “si bien el esfuerzo es muy grande, la satisfacción que se siente después de lograr la certificación es enorme”